EL SILENCIO PRIMAVERAL EN TERUEL

LA PEÑUELA SOLALVIENTOS 1 - copia

Explosiva, locuaz y hermosa ha sido la primavera de 2003 en la Celtiberia, en el Bajo Aragón. De Portalrubio a Castellote, el verdor, los colores floridos, los arroyos cantarines, las aves reproductoras lo empapan todo: la vida en su etapa más escandalosa y transitoria. ¡Qué placer ese baño de pantalón arremangado sobre una pradera de ranúnculos amarillos en un remanso del río Pancrudo! Pero amigos, en esta tierra lo que llama la atención es el silencio, el silencio que envuelve esa loca, breve y armoniosa algarabía primaveral. Silencio en los pequeños vagos abiertos entre las parameras, donde se afana el alcaudón, discurre en paz el arroyo y no se ve al campesino. Silencio en esas aldeas que las gentes dejaron y aún no han ocupado los corazones empequeñecidos –pero aún vivos- de los veraneantes. Silencio de los cabezos arrasados por siglos de cultivos y ganados excesivos, sin suelo fértil que abrigue, sin árboles que den sombra ni agua. Cabezos moribundos, pero aún generosos, ofreciendo el manto blanco de los linos, el aroma de los tomillos y la soledad que alimenta el espíritu. Es imposible no amar esta tierra que, despojada de todo, aún da vida, lo más esencial de la vida.

Pero aún más silencios. El silencio elocuente de los vivos. De los resistentes que ven caer en pedazos su territorio. Antiguos desmontes de lignitos que socavan y ennegrecen los montes. Modernas canteras de arcillas porcelanosas que los desangran de rojo. Presas compulsivas, obsesivas e histéricas que anegarán el Pancrudo en Lechago, el hermosísimo Pajazo en el Martín ¡¡y hasta un pequeño núcleo habitado en Santolea!! Silencio budista de unos resistentes que a pesar de todo levantan sus pequeños negocios rurales, crían a sus hijos y mantienen el latido de las comarcas. Silencios y soledades celtibéricas que entretejen las vidas con más firmeza que ese cáncer que algunos llaman la “envidiable implantación territorial del PAR”.

…………………………………………………….

Publicado el 4 de junio de 2003 – Teruel
Anuncios

Autor: Ángel Marco Barea

Regresaré a la casa la casa de mi padre abriré la ventana y que la limpie el aire ……. J.A. Labordeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s